Caballos en Semana Santa

Si el descenso de las canoas en el mes de agosto es un acontecimiento conocido a nivel internacional,  las carreras de caballos que tiene lugar  Viernes y  Sábado Santo, es uno de los espectáculos de mayor plasticidad y belleza de cuantos se puedan disfrutar.

Dos veces al año la playa de Ribadesella se convierte en escenario de un espectáculo único de gran belleza plástica y con un poder de convocatoria difícil de igualar.

Todo empezó con una apuesta

En los años ochenta del siglo pasado varios riosellanos aficionados al mundo de la hípica cruzaban unas apuestas acerca de cuál de sus caballos sería el más veloz en un recorrido por la playa de Santa Marina, aprovechando las buenas mareas y la ausencia de bañistas en el arenal durante esa época del año.

Lo que inicialmente nació como una actividad propia de los amantes locales de la equitación fue evolucionando y aumentando en número y en calidad los caballos participantes, incorporándose a la competición cuadras procedentes de otros municipios asturianos y de otras comunidades autónomas, hasta convertirse en una prueba hípica de referencia en el norte de España.

El entorno en el que se celebran hacen de estas carreras de caballos unas de las más peculiares de nuestro país, ya que son muy pocas las pruebas hípicas en España que tienen como marco una playa tan espectacular como la playa de Santa Marina de Ribadesella, que al disponer de un paseo marítimo elevado sobre el arenal permite al público tener una perfecta visión de todo el recorrido.

Las carreras se disputan en un trazado de ida y vuelta, con giros que dan a la prueba un mayor grado de espectacularidad, y que a la vez permite conocer la destreza de los jinetes en su monta.

Hoy en día  se celebra la XXVIII edición de carreras de Caballos, la participación año tras año  incrementa el número de  jinetes, amazonas y cuadras locales, clubs asturianos y de otras comunidades limítrofes, la prueba ha adquirido por fin tintes internacionales, pues ya han corrido sobre la playa de Santa Marina clubs ecuestres extranjeros, principalmente de Francia y Portugal.

Además la carrera se ha profesionalizado, pues tras años de ser una prueba exclusiva para que los aficionados mostrasen su destreza, ahora los jockeys son profesionales y los caballos auténticos pura sangre compitiendo el Viernes Santo en una prueba puntuable para el campeonato de España.

La belleza inicial de las primeras carreras se ha ido redoblando con este cambio de estatus, pues la participación de cuadras que habitualmente compiten en el hipódromo de la Zarzuela, el colorido de las ropas de los jinetes, los palcos levantados para las autoridades, la presencia de fotógrafos, televisión, radio y la multitudinaria presencia de público, convierten a la bella playa local en un escenario más espectacular si cabe.

Las carreras riosellanas tienen el objetivo de convertirse en un evento ineludible del calendario ecuestre, siguiendo la estela de otras carreras con más arraigo en el tiempo, como la de Sanlúcar de Barrameda con la que guarda muchas semejanzas. Los propios organizadores del certamen andaluz han asistido a Ribadesella con el fin de colaborar y prestar sus conocimientos.

La dotación total en premios de la edición de este año de las carreras de caballos Playa de Ribadesella es de 6.000 euros, participarán en estas pruebas amateurs caballos procedentes de cuadras asturianas, gallegas y cántabras. Asimismo , y para la jornada de mañana, se va a ofrecer al público espectador el espectáculo ecuestre denominado Magos de la Equitación, a cargo de la prestigiosa escuela hípica El Centauro de Valladolid.

Este  viernes Santo, se ofrecerá al público asistente un espectáculo ecuestre en la zona final de la playa Santa Marina, que se iniciará a la finalización de las carreras. Este espectáculo, denominado Magos de la Equitación, de una hora de duración aproximada, será desarrollado por la prestigiosa escuela hípica El Centauro de Valladolid. El espectáculo está compuesto por una gran variedad de números de doma en libertad, vaquera, alta escuela, aires altos (elevadas, cabriolas, posadas, corbetas, balotadas), fuego (bonita coreografía montada por caballeros con capotes negros y sombreros de ala ancha, largas antorchas de fuego, todo ello al compás de bellas bailarinas), acrobacias a caballo, doma de fantasía (jacas a la grupa), trabajo a la amazona. Todo ello con la participación de 12 espectaculares caballos.

Sin lugar a dudas, este es un espectaculo que merece la pena de asistir!!!

Sin comentarios

Sea la primera persona en comentar este artículo.

Escriba un comentario

Por favor, evite escribir todo el texto en mayúsculas

Haz el desdenso del río Sella con nosotros

Reservando online del descenso del Sella, 10% de descuento