Blog hotel

Vuelve la Subida Internacional al Fito

Si te gusta la velocidad y el buen tiempo, este fin de semana la cita es en Arriondas, porque se celebra la 46 Edición de la Subida Internacional al Fito.


Esta competición es puntuable para el Campeonato de Europa, España y Asturias de Montaña 2017. Más de 130 pilotos preparados para esta espectacular carrera.

En el apartado europeo no faltará nadie; Simone Faggioli, Christian Merli, Macario Paride, Milos Benes, Andrés Vilariño, Fausto Bormolini, entre otros, estarán en Arriondas con sus barquetas.

El sábado 12 de mayo comenzarán los entrenamientos a las 11:00, por tanto a 10:00 se cerrará la carretera, a las 13:30 será la segunda tanda de entrenamientos y 16:00 la primera carrera.

El domingo 13 de Mayo habrá una subida de entrenamiento a las 9:00 y las carreras a las 11:00 y a las 13:30 horas

Los pilotos deberán llevar colocado el cinturón de seguridad, así como casco y Hans conforme a las normas aprobadas por la FIA, durante los entrenamientos o las mangas de carrera.

Los pilotos deberán obligatoriamente estar equipados con una vestimenta ignifuga (incluyendo mono, pasamontañas, guantes etc.)  homologados según las normas  FIA en vigor.

Durante el acto se destaca la seguridad de la que gozará la prueba. Este año asisten al Fito oficiales de la FIA cuya función específica será, precisamente, controlar la seguridad. Esto supone que si durante la carrera hay alguien del público malo colocado, la prueba se detendrá. Por esa razón, la organización reclama la colaboración de todos los asistentes, que se respeten las indicaciones de los organizadores y comisarios, siguiendo estas indicaciones solo queda decir a disfrutar de la subida sin peligro.

Caballos en Semana Santa

Si el descenso de las canoas en el mes de agosto es un acontecimiento conocido a nivel internacional,  las carreras de caballos que tiene lugar  Viernes y  Sábado Santo, es uno de los espectáculos de mayor plasticidad y belleza de cuantos se puedan disfrutar.

Dos veces al año la playa de Ribadesella se convierte en escenario de un espectáculo único de gran belleza plástica y con un poder de convocatoria difícil de igualar.

Todo empezó con una apuesta

En los años ochenta del siglo pasado varios riosellanos aficionados al mundo de la hípica cruzaban unas apuestas acerca de cuál de sus caballos sería el más veloz en un recorrido por la playa de Santa Marina, aprovechando las buenas mareas y la ausencia de bañistas en el arenal durante esa época del año.

Lo que inicialmente nació como una actividad propia de los amantes locales de la equitación fue evolucionando y aumentando en número y en calidad los caballos participantes, incorporándose a la competición cuadras procedentes de otros municipios asturianos y de otras comunidades autónomas, hasta convertirse en una prueba hípica de referencia en el norte de España.

El entorno en el que se celebran hacen de estas carreras de caballos unas de las más peculiares de nuestro país, ya que son muy pocas las pruebas hípicas en España que tienen como marco una playa tan espectacular como la playa de Santa Marina de Ribadesella, que al disponer de un paseo marítimo elevado sobre el arenal permite al público tener una perfecta visión de todo el recorrido.

Además la carrera se ha profesionalizado, pues tras años de ser una prueba exclusiva para que los aficionados mostrasen su destreza, ahora los jockeys son profesionales y los caballos auténticos pura sangre compitiendo el Viernes Santo en una prueba puntuable para el campeonato de España.

Este  viernes Santo, se ofrecerá al público asistente un espectáculo ecuestre en la zona final de la playa Santa Marina, que se iniciará a la finalización de las carreras. Este espectáculo, denominado Magos de la Equitación, de una hora de duración aproximada, será desarrollado por la prestigiosa escuela hípica El Centauro de Valladolid. El espectáculo está compuesto por una gran variedad de números de doma en libertad, vaquera, alta escuela, aires altos (elevadas, cabriolas, posadas, corbetas, balotadas), fuego (bonita coreografía montada por caballeros con capotes negros y sombreros de ala ancha, largas antorchas de fuego, todo ello al compás de bellas bailarinas), acrobacias a caballo, doma de fantasía (jacas a la grupa), trabajo a la amazona. Todo ello con la participación de 12 espectaculares caballos.

Sin lugar a dudas, este es un espectaculo que merece la pena de asistir!!!

Destino Rio Dobra, Olla de San Vicente

La olla de San Vicente es una poza natural formada por el río Dobra en el concejo de Amieva (Asturias) y que es famosa por el color verde esmeralda de sus aguas, con una profundidad que llega a los cinco metros.

El río Dobra nace en la vertiente leonesa de los Picos de Europa y termina su recorrido cediendo sus aguas al Sella. A pesar de que su recorrido es corto, permite distintas opciones para disfrutar de la naturaleza. En su cuenca más alta sólo es apto para la práctica del barranquismo, creando una garganta estrecha y escarpada. Pocos kilómetros antes de su llegada a Tornín, en Cangas de Onís, el río atraviesa parajes exuberantes de Amieva. En este último tramo el Dobra se apacigua, encuentra el terreno llano y abierto por el que nosostros emprenderemos la ruta a pie.

Se trata de un recorrido ideal para quienes no quieran dedicarle demasiadas horas a hacer una ruta pero quieran descubrir un lugar impresionante además de bastante poco conocido para quienes no son de la zona. Para llegar hasta allí habrá que coger la carretera N-625 en Cangas de Onís dirección a Riaño/ Puerto del Pontón; después de unos 7 Km, tras pasar la población de Tornín y justo antes de llegar al puente que cruza el río Dobra (está bien señalizado con un cartel que pone “Río Dobra“, pero debes prestar atención una vez te vayas aproximando), es necesario aparcar en una pequeña explanada que hay a mano izquiera al lado de un bar.


El recorrido parte desde allí mismo y transcurre por la ribera del río Dobra (afluente del Sella), en el concejo de Amieva. La duración es de aproximadamente 6 kilómetros (ida y vuelta), sin apenas desnivel y el recorrido es lineal, por lo que tendrás que regresar por el mismo sendero de ida.

Una vez llegues a la Hoya de San Vicente te encontrarás con una piscina natural de aguas cristalinas formada por una poza pequeña y otra bastante grande donde podrás disfrutar (¡si te atreves con ese agua tan helada!) de un buen chapuzón.
Además, en la parte superior hay una pradera bastante grande y llana donde poder disfrutar de una agradable comida o merienda y desde donde sacar unas fotos fantásticas de la hoya.

La ruta es perfecta para hacer prácticamente en cualquier época del año y no entraña ningún riesgo, por lo que es apta para hacer con niños. Eso sí, hay algunas zonas estrechas y resbaladizas, por lo que tendremos que prestarles atención.

Gaita Asturiana

Aprovechando la sensación que esta causando la Gaita Asturiana del otro lado del charco y que nos ha enorgullecido a todos, hablaremos un poco de su historia y su evolución 

 

Cuando escuchamos el peculiar sonido de una gaita enseguida relacionamos ésta con los sonidos de los pueblos celtas del norte de España (Galicia, Asturias) e incluso con los famosos “gaiteros” de Escocia o Irlanda. Pero, pese a la relación que, inconscientemente, hacemos hacia esas zonas geográficas, a ciencia cierta ese no es su origen.

La palabra "gaita" procede del gótico "gaits" (aunque el término aún no está muy demostrado), término que también utilizan las lenguas del oriente europeo ("Gaida"en Hungria, "Gainda" en Creta o "Gayda" en Yugoslavia), que significa "cabra", ya que de la piel de este animal se realiza el fuelle de la misma. Por otro lado otros autores dicen que proviene del nombre de un oboe de África, especie de dulzaina, llamada al-ghaita, ghaita o gheita.

La Gaita Asturiana, en sí, se conoce desde la Edad Media aunque se crea que su nacimiento se produjo de mucho antes, a la vez que el resto de las atlánticas. La gaita es un instrumento popular que utilizaba la gente del campo, se introdujo en todos los ámbitos diarios: fiestas, misas, funerales... y que la nobleza fue también aceptando.
Las primeras reseñas de la gaita asturiana se datan en el siglo XIII, pudiéndose ver un gaitero en un capitel de la iglesia de Santa María de Villaviciosa "La Oliva"; en una miniatura del libro Libro de la regla colorada(S.XIV) en que se ve a un conejo tocando la gaita o en la sillería gótica de la Catedral de Oviedo en el que aparece un cerdo tocando el mismo instrumento
La gaita llega a estar tan metida en la vida cotidiana que ya a partir del siglo XVI hay gaiteros profesionales, constatado por los libros de la parroquias de Asturias. No hay casi datos hasta entrado el siglo XIX, donde el auge es muy grande, simplemente se encuentran citas en el pago y contratación de gaiteros en diversas iglesias. Surgen los gaiteros más famosos en la memoria de mucha gente: >Aladino'l d'Amandi y el Gaiteru Llibardon. Este último participó en la Exposición Universal (EXPO) de París en 1889 representando a España en su pabellón, y más tarde grabó en Milán el primer disco de Gaita Asturiana conocido.

Entrado este siglo la gaita pierde prestigio y uso, quedando sólo unos pocos famosos, como el gaitero José Remis Ovalle (Gaitero Mayor de España, título que concedía el Rey de España al mejor gaitero del país de su época) o el gaiteru Veriña.Las gaitas utilizadas en su mayoría son fragmentos de diversos constructores reunidos en un mismo instrumento. Su afinación variaba desde el Re (grillera) hasta el Si (tumbal) (la gaita en Si bemol es una adaptación actual en Asturias).

Contra lo creído por mucho tiempo los gaiteros en Asturias no eran pocos a lo largo del siglo XX, sino que había pocos gaiteros de renombre. En el estudio que realiza en estos momentos el director del Museo de la Gaita de Gijón, Fonsu Fdez., en la zona de Ribadesella a Cantabria, se contabiliza de uno a dos gaiteros por pueblo, siendo esta la zona donde menos extendida estaba la gaita.

La gaita Asturiana de hace un siglo tiene multitud de formas, en función del constructor, pero la gaita de la cual la gran mayoría de las actuales copian la estética y afinación, es la de Cogollu. A principios del año 2000 se realizaron 25 copias idénticas numeradas, copias idénticas de la de Cogollu por parte del constructor Miguel Alonso de Colunga y la prueba de José Ángel Hevia. La primera copia la tiene el Príncipe Felipe, Príncipe de Asturias, y la segunda el Museo de la Gaita de Gijón.

Nos encontramos que la gaita asturiana tiene una variante en la zona occidental asturiana, la cual es una mezcla entre la gaita gallega y asturiana (inclusión de ronquín sobre el brazo, morfología de las piezas, digitación). Por el otro lado la gaita asturiana se encuentra también en Cantabria y norte de León, sin tener apenas variación respecto a la tradicional asturiana.

Sólo a principios de los años 80 un resurgir hizo recuperar y llegar a su máximo explendor a la gaita. Los principales artífices de este resurgir son Xuacu Amieva y Pedro Pangua, junto con "Son d'Arriba", con Neto y Fariñas, que hacen romper con el folklore de la Sección Femenina del franquismo. Muchos maestros gaiteros de ahora surgen de este movimiento.

Rutas con encanto

Se acerca Semana Santa, así que hay que empezar a decidir a donde ir, Asturias, tierra con los lugares mas maravillosos y con encanto se perfila como el destino preferido, desde aquí te proponemos diferentes rutas que al hacerlas te dejaran con ganas de más. La primera es LA RUTA MITOLÓGICA DE BEYU PEN.

Para llegar muy fácil, desde Cangas de Onís se toma la N-625 (carretera del Pontón) siguiendo el curso del río Sella hacia el sur y a 10 km., justo antes de llegar al pueblo de Santillán, nos desviamos a la derecha por la AS-261 en dirección a Beleño y Sellaño. A unos 500 metros dejamos el coche en un parking del Área recreativa de Trambesagües junto a la carretera. La ruta en sí conecta el famoso Camín de la Reina con el pueblo de Pen. Se puede dar la vuelta en cualquier momento pero si decidimos llegar al pueblo de Pen.

 

Es un bosque encantado que guarda el alma de personajes legendarios y hechiza al caminante. Su singularidad con respecto a otras sendas teáticas reside en que la mano del hombre apenas ha intervenido en su creación. En nuestro caminar adivinamos formas siniestras, rostros al acecho en la espesura, troncos que fascinan, rocas fantásticas. Las Xanas, trasgos, pesadiellos, busgosos, nuberos o bruxas son seres que en este caso se perfilan en la propia naturaleza del bosque. Se han aprovechado las formaciones de rocas y árboles, sin más ayuda que un poco de pintura, para destacar sus contornos o silueta.

Nuestro segundo recorrido es el EL PICO EL ARBOLIN, mejor conocido como el Picu Arbolín.
Sobre la primera capital de Asturias, Cangas de Onís, se alza una montaña de poca envergadura, dado que tan solo tiene 573 metros sobre el nivel del mar, pero que vista desde abajo, desde la capital canguesa, parece muy alta. Esta montaña se compone de dos cimas y varios collados y es conocida desde siempre por los habitantes de esa bella localidad, como el Picu Arbolín, dado que, al parecer, antaño había allí un árbol solitario. Para unos era un roble, paro otros un castaño o haya... Muchos cangueses realizan allí frecuentes excursiones, por lo menos una vez al año. Y estas, como nos comentaba un buen amigo, se recuerdan siempre a través de los años. Pues las pandillas de jóvenes lo tienen con una meta para ir de gira campestre. Ahora, en la cimera del Picu Arbolín hay un repetidor, como en muchos otros montes de Asturias. Y es que la señal para las cadenas de televisión o para la telefonía móvil hace que muchos picos se vean ya "profanados" por esos nuevos artilugios.

 



Para ascender al Picu Arbolín lo mejor es partir de Cotranquil, en las afueras de Cangas de Onís, junto a la capilla de la Santa Cruz (que mando construir Don Pelayo, sobre un antiguo dolmen). La carretera de un par de kilómetros, o los senderos que la bordean, nos llevarán en poco tiempo al pueblo de Llueves, siguiendo la dirección norteña. En Llueves, junto a su típica y ancestral iglesia se debe de parar un buen rato para contemplarla y descansar viendo en lo alto el Picu Arbolín. Las nobles gentes de Llueves y su aldea reconfortan de la pequeña subida.

Desde Llueves sale una pequeña carretera de montaña en dirección al pico y que sigue luego al pueblo de Triongo, a orillas de Sella. Esa carretera pasa por las aldeas y quintanas de La Cetrera, Oliciu, Texidi y Carcéu. Y es una interesante travesía, por caminos, antiguas sendas pastoriles o por la citada vía, ir de Llueves a Triongo, bordeando (o subiendo) al Picu Arbolín y al Monte Parda. Asimismo, desde el parador de Villanueva (antiguo Monasterio Cisterciense) se puede ir por un antiguo camino hasta Llueves..

En la zona, en especial en la parte baja donde aún queda algún bosquecillo, se refugian los jabalíes, corzos, zorros y ardillas. En el cielo se pueden ver las siluetas de las águilas, buitres y halcones.

La ultima parada es a LA EXCURSIÓN A LA VEGA DE ORANDI, es uno de esos lugares mágicos de la orografía asturiana. Nuestro objetivo es el reconfortante paraje de la Vega de Orandi, lugar donde el río Las Mestas decide desaparecer por una sima, canal oculto que conducirá sus aguas hasta la misma gruta de La Santina, donde, convertido ya en río Covadonga, se precipita al vacío en espectacular cascada.

 

La excursión es una especie de paseo por el paisaje cercano a Covadonga, no conlleva grandes desniveles y no se extiende más allá de unos cuatro kilómetros. Para llegar al comienzo de la ruta hemos de continuar desde el santuario la carretera que conduce a Los Lagos. En el kilómetro 3 nos encontramos con una amplia curva, a la derecha de la cual parte un camino en buen estado de unos 2 metros de ancho. Este será nuestro punto de partida, llamado Moferos.

Una vez que llegamos a La Campera Les Llaceries, cruzamos la pequeña pradera en dirección Oeste, dejando atrás una la fuente a la derecha y el camino del Collado Argonal a la izquierda. El firme se convierte en senda estrecha con bastante piedra y en ligero ascenso que accede al Collado Jou los Cestos. Desde el collado, la senda transcurre entre un bosque de hayas y va girando hacia el Sur. Alcanzamos “La Cueñe” Les Porciles desde donde se puede observar el bosque Retortoriu, un hayedo de gran importancia, y comenzamos a descender en dirección Sur, hacia una zona de pradera natural que se denomina el pandal. Al llegar a este punto se comienza a descender en dirección Oeste hacia el río Les Mestes – Orandi llegando a la Vega que posee un conjunto de cabañas de uso ganadero, cuadras y prados de siega.

Esta vega es un lugar de ensueño de silencio embriagador que hemos alcanzado sin demasiado esfuerzo. Si seguimos caminado otro poco en dirección norte (derecha) siguiendo el riachuelo, alcanzaremos la cueva en la que el agua desparece para brotar en Covadonga, de donde hemos partido y a donde regresaremos, por el mismo camino, una vez que nos hayamos saciado de la tranquilidad ancestral de este lugar.