Blog hotel

Gaita Asturiana

Aprovechando la sensación que esta causando la Gaita Asturiana del otro lado del charco y que nos ha enorgullecido a todos, hablaremos un poco de su historia y su evolución 

 

Cuando escuchamos el peculiar sonido de una gaita enseguida relacionamos ésta con los sonidos de los pueblos celtas del norte de España (Galicia, Asturias) e incluso con los famosos “gaiteros” de Escocia o Irlanda. Pero, pese a la relación que, inconscientemente, hacemos hacia esas zonas geográficas, a ciencia cierta ese no es su origen.

La palabra "gaita" procede del gótico "gaits" (aunque el término aún no está muy demostrado), término que también utilizan las lenguas del oriente europeo ("Gaida"en Hungria, "Gainda" en Creta o "Gayda" en Yugoslavia), que significa "cabra", ya que de la piel de este animal se realiza el fuelle de la misma. Por otro lado otros autores dicen que proviene del nombre de un oboe de África, especie de dulzaina, llamada al-ghaita, ghaita o gheita.

La Gaita Asturiana, en sí, se conoce desde la Edad Media aunque se crea que su nacimiento se produjo de mucho antes, a la vez que el resto de las atlánticas. La gaita es un instrumento popular que utilizaba la gente del campo, se introdujo en todos los ámbitos diarios: fiestas, misas, funerales... y que la nobleza fue también aceptando.
Las primeras reseñas de la gaita asturiana se datan en el siglo XIII, pudiéndose ver un gaitero en un capitel de la iglesia de Santa María de Villaviciosa "La Oliva"; en una miniatura del libro Libro de la regla colorada(S.XIV) en que se ve a un conejo tocando la gaita o en la sillería gótica de la Catedral de Oviedo en el que aparece un cerdo tocando el mismo instrumento
La gaita llega a estar tan metida en la vida cotidiana que ya a partir del siglo XVI hay gaiteros profesionales, constatado por los libros de la parroquias de Asturias. No hay casi datos hasta entrado el siglo XIX, donde el auge es muy grande, simplemente se encuentran citas en el pago y contratación de gaiteros en diversas iglesias. Surgen los gaiteros más famosos en la memoria de mucha gente: >Aladino'l d'Amandi y el Gaiteru Llibardon. Este último participó en la Exposición Universal (EXPO) de París en 1889 representando a España en su pabellón, y más tarde grabó en Milán el primer disco de Gaita Asturiana conocido.

Entrado este siglo la gaita pierde prestigio y uso, quedando sólo unos pocos famosos, como el gaitero José Remis Ovalle (Gaitero Mayor de España, título que concedía el Rey de España al mejor gaitero del país de su época) o el gaiteru Veriña.Las gaitas utilizadas en su mayoría son fragmentos de diversos constructores reunidos en un mismo instrumento. Su afinación variaba desde el Re (grillera) hasta el Si (tumbal) (la gaita en Si bemol es una adaptación actual en Asturias).

Contra lo creído por mucho tiempo los gaiteros en Asturias no eran pocos a lo largo del siglo XX, sino que había pocos gaiteros de renombre. En el estudio que realiza en estos momentos el director del Museo de la Gaita de Gijón, Fonsu Fdez., en la zona de Ribadesella a Cantabria, se contabiliza de uno a dos gaiteros por pueblo, siendo esta la zona donde menos extendida estaba la gaita.

La gaita Asturiana de hace un siglo tiene multitud de formas, en función del constructor, pero la gaita de la cual la gran mayoría de las actuales copian la estética y afinación, es la de Cogollu. A principios del año 2000 se realizaron 25 copias idénticas numeradas, copias idénticas de la de Cogollu por parte del constructor Miguel Alonso de Colunga y la prueba de José Ángel Hevia. La primera copia la tiene el Príncipe Felipe, Príncipe de Asturias, y la segunda el Museo de la Gaita de Gijón.

Nos encontramos que la gaita asturiana tiene una variante en la zona occidental asturiana, la cual es una mezcla entre la gaita gallega y asturiana (inclusión de ronquín sobre el brazo, morfología de las piezas, digitación). Por el otro lado la gaita asturiana se encuentra también en Cantabria y norte de León, sin tener apenas variación respecto a la tradicional asturiana.

Sólo a principios de los años 80 un resurgir hizo recuperar y llegar a su máximo explendor a la gaita. Los principales artífices de este resurgir son Xuacu Amieva y Pedro Pangua, junto con "Son d'Arriba", con Neto y Fariñas, que hacen romper con el folklore de la Sección Femenina del franquismo. Muchos maestros gaiteros de ahora surgen de este movimiento.

Rutas con encanto

Se acerca Semana Santa, así que hay que empezar a decidir a donde ir, Asturias, tierra con los lugares mas maravillosos y con encanto se perfila como el destino preferido, desde aquí te proponemos diferentes rutas que al hacerlas te dejaran con ganas de más. La primera es LA RUTA MITOLÓGICA DE BEYU PEN.

Para llegar muy fácil, desde Cangas de Onís se toma la N-625 (carretera del Pontón) siguiendo el curso del río Sella hacia el sur y a 10 km., justo antes de llegar al pueblo de Santillán, nos desviamos a la derecha por la AS-261 en dirección a Beleño y Sellaño. A unos 500 metros dejamos el coche en un parking del Área recreativa de Trambesagües junto a la carretera. La ruta en sí conecta el famoso Camín de la Reina con el pueblo de Pen. Se puede dar la vuelta en cualquier momento pero si decidimos llegar al pueblo de Pen.

 

Es un bosque encantado que guarda el alma de personajes legendarios y hechiza al caminante. Su singularidad con respecto a otras sendas teáticas reside en que la mano del hombre apenas ha intervenido en su creación. En nuestro caminar adivinamos formas siniestras, rostros al acecho en la espesura, troncos que fascinan, rocas fantásticas. Las Xanas, trasgos, pesadiellos, busgosos, nuberos o bruxas son seres que en este caso se perfilan en la propia naturaleza del bosque. Se han aprovechado las formaciones de rocas y árboles, sin más ayuda que un poco de pintura, para destacar sus contornos o silueta.

Nuestro segundo recorrido es el EL PICO EL ARBOLIN, mejor conocido como el Picu Arbolín.
Sobre la primera capital de Asturias, Cangas de Onís, se alza una montaña de poca envergadura, dado que tan solo tiene 573 metros sobre el nivel del mar, pero que vista desde abajo, desde la capital canguesa, parece muy alta. Esta montaña se compone de dos cimas y varios collados y es conocida desde siempre por los habitantes de esa bella localidad, como el Picu Arbolín, dado que, al parecer, antaño había allí un árbol solitario. Para unos era un roble, paro otros un castaño o haya... Muchos cangueses realizan allí frecuentes excursiones, por lo menos una vez al año. Y estas, como nos comentaba un buen amigo, se recuerdan siempre a través de los años. Pues las pandillas de jóvenes lo tienen con una meta para ir de gira campestre. Ahora, en la cimera del Picu Arbolín hay un repetidor, como en muchos otros montes de Asturias. Y es que la señal para las cadenas de televisión o para la telefonía móvil hace que muchos picos se vean ya "profanados" por esos nuevos artilugios.

 



Para ascender al Picu Arbolín lo mejor es partir de Cotranquil, en las afueras de Cangas de Onís, junto a la capilla de la Santa Cruz (que mando construir Don Pelayo, sobre un antiguo dolmen). La carretera de un par de kilómetros, o los senderos que la bordean, nos llevarán en poco tiempo al pueblo de Llueves, siguiendo la dirección norteña. En Llueves, junto a su típica y ancestral iglesia se debe de parar un buen rato para contemplarla y descansar viendo en lo alto el Picu Arbolín. Las nobles gentes de Llueves y su aldea reconfortan de la pequeña subida.

Desde Llueves sale una pequeña carretera de montaña en dirección al pico y que sigue luego al pueblo de Triongo, a orillas de Sella. Esa carretera pasa por las aldeas y quintanas de La Cetrera, Oliciu, Texidi y Carcéu. Y es una interesante travesía, por caminos, antiguas sendas pastoriles o por la citada vía, ir de Llueves a Triongo, bordeando (o subiendo) al Picu Arbolín y al Monte Parda. Asimismo, desde el parador de Villanueva (antiguo Monasterio Cisterciense) se puede ir por un antiguo camino hasta Llueves..

En la zona, en especial en la parte baja donde aún queda algún bosquecillo, se refugian los jabalíes, corzos, zorros y ardillas. En el cielo se pueden ver las siluetas de las águilas, buitres y halcones.

La ultima parada es a LA EXCURSIÓN A LA VEGA DE ORANDI, es uno de esos lugares mágicos de la orografía asturiana. Nuestro objetivo es el reconfortante paraje de la Vega de Orandi, lugar donde el río Las Mestas decide desaparecer por una sima, canal oculto que conducirá sus aguas hasta la misma gruta de La Santina, donde, convertido ya en río Covadonga, se precipita al vacío en espectacular cascada.

 

La excursión es una especie de paseo por el paisaje cercano a Covadonga, no conlleva grandes desniveles y no se extiende más allá de unos cuatro kilómetros. Para llegar al comienzo de la ruta hemos de continuar desde el santuario la carretera que conduce a Los Lagos. En el kilómetro 3 nos encontramos con una amplia curva, a la derecha de la cual parte un camino en buen estado de unos 2 metros de ancho. Este será nuestro punto de partida, llamado Moferos.

Una vez que llegamos a La Campera Les Llaceries, cruzamos la pequeña pradera en dirección Oeste, dejando atrás una la fuente a la derecha y el camino del Collado Argonal a la izquierda. El firme se convierte en senda estrecha con bastante piedra y en ligero ascenso que accede al Collado Jou los Cestos. Desde el collado, la senda transcurre entre un bosque de hayas y va girando hacia el Sur. Alcanzamos “La Cueñe” Les Porciles desde donde se puede observar el bosque Retortoriu, un hayedo de gran importancia, y comenzamos a descender en dirección Sur, hacia una zona de pradera natural que se denomina el pandal. Al llegar a este punto se comienza a descender en dirección Oeste hacia el río Les Mestes – Orandi llegando a la Vega que posee un conjunto de cabañas de uso ganadero, cuadras y prados de siega.

Esta vega es un lugar de ensueño de silencio embriagador que hemos alcanzado sin demasiado esfuerzo. Si seguimos caminado otro poco en dirección norte (derecha) siguiendo el riachuelo, alcanzaremos la cueva en la que el agua desparece para brotar en Covadonga, de donde hemos partido y a donde regresaremos, por el mismo camino, una vez que nos hayamos saciado de la tranquilidad ancestral de este lugar.

6 de Enero

 

Te has preguntado alguna vez, porque celebramos el 6 de Enero y de donde nació esta tradición?
En algunos países de América Latina y otros lugares del mundo comparten la misma creencia acerca de los reyes magos y, de acuerdo con la tradición, las familias comparten un pan especial y los niños esperan con ansia la llegada de los reyes magos.

Esta tradición nació en el Evangelio de San Mateo que, en principio, era el único libro que los nombraba. 
Las tradiciones que comenzaron a aparecer con el paso de los años, como dejarle pasto y agua a sus camellos además del calzado, surgieron a partir de la literatura y la ficción.

La historia varía dependiendo de la época en la que se la cuenta. En el siglo III se hablaba de dos, en el IV se trataba de cuatro e incluso la iglesia siria y armenia contaban 12, la misma cantidad que los apóstoles. En el siglo IV se determinó que se trataban de tres y se cree que esto se debe a los tres continentes que se conocían en ese momento (África, Europa y Asia).

Se cuenta que unos Magos vinieron de oriente buscando al nuevo rey que habría de nacer. Se asume que eran "sabios" o astrónomos, llamados en aquella época como "magos", porque venían siguiendo una estrella que presagiaba la llegada del nuevo rey. Como venían con regalos para el rey que habría de nacer, la tradición los describe como reyes bondadosos con presentes para todos, asignándole un nombre y rasgos específicos a cada uno

Con el tiempo, en España y en otros países de tradición católica, se adoptó la costumbre de celebrar al mismo tiempo el día de la Epifanía (el 6 de enero) y la festividad de los Reyes Magos, conjugándose así la manifestación de Jesús al mundo no judío con la fiesta de estos personajes que representaban justamente ese mundo de gentiles. Poco a poco, el vulgo fue olvidando el significado verdadero de la palabra epifanía y la convirtió en un sinónimo de adoración de los Magos.
En España y en los países de habla hispánica existe la costumbre de poner regalos a los niños (y por extensión a los mayores) la noche del día 5 de enero. En España, la costumbre era poner los regalos en el balcón, sobre los zapatos que previamente se habían colocado allí. A veces se dejaban allí mismo dulces para obsequiar a los dignos visitantes y paja para los camellos, que se supone era o es el medio de transporte. En algunos lugares, las autoridades organizan la llamada Cabalgata de Reyes, durante la cual los personajes suelen ir montados a caballo o en carrozas, vestidos con mantos y coronas, en lugar de la vestimenta frigia totalmente desconocida. El día siguiente, el 6 de enero, es fiesta para todo el mundo. Ese día los niños disfrutan sus obsequios.
Es interesante notar que, en tiempo de la colonización española, especialmente en Cuba y Puerto Rico, este día era de asueto para los esclavos negros que salían a las calles a bailar al ritmo de sus tamboras. Esto origina el nombre de Pascua de los Negros con que el día es aún conocido en algunos países.
Los países de habla inglesa dedican el día 6 de enero a desmontar los adornos de la Navidad. Antiguamente se celebraban festejos con ese motivo y se cocinaba un pastel en el que se escondía un haba o una pequeña moneda de plata. La persona que encontraba el haba o la moneda era nombrada rey judío o señor del desorden y se veía obligada a encargarse de los festejos de esa noche. Con el tiempo, la fiesta fue evolucionando y se incluyeron bailes de máscaras y representaciones teatrales. Esta tradición dio origen en España al típico roscón de reyes que se toma en ese día y que esconde una pequeña sorpresa en su interior.

Así que a disfrutar de este día tan especial y que los reyes os traigan muchos regalos!

Mercadillos y Belenes Navideños

 


La geografía Asturiana es muy variada, diversos mercadillos y ferias ofrecen estos días sus productos por todo el Principado para celebrar la Navidad. Diciembre invita a los buenos sentimientos, entre ellos el de hacer regalos a las personas más cercanas y también, por qué no, a nosotros mismos, reservándonos ese pequeño capricho que tal vez nos sirva para mirar el mundo a nuestro alrededor con la generosidad de quien ha cumplido un deseo material.

Además del comercio convencional, proliferan en estas fechas toda suerte de ferias, mercados y mercadillos callejeros que nos ayudan a decidir qué podemos regalar o regalarnos. Éste es un recorrido por alguno de los que se celebran estos días:

En Gijón podemos disfrutar de varios mercadillos en diferentes plazas y calles de la ciudad, en la Plaza Seis de Agosto, cerca de las calles comerciales de Los Moros y Corrida, así como el que se puede ver en el Paseo del Parque de Begoña y el de la Plaza del Parchís al lado del Antiguo Instituto, en todos ellos se encuentras diferentes puestos tanto de artesanía como con productos típicos de estas fechas navideñas.

En la capital del Principado podemos encontrar en el Parque San Francisco los mercadillos navideños de la ciudad, entre los que destaca La Feria de la Artesanía que se encuentra en el Paseo de La Rosaleda y en el Paseo de los Álamos encontraremos los demás puestos.

La iluminación de Navidad ha sido un acierto este año y muchos ciudadanos sacan sus cámaras para retratarse alrededor como recuerdo de sus compras.

Otra cosa que confirma que ya es Navidad son los belenes.

Los belenes y nacimientos son dos de los elementos navideños más característicos por eso recomendamos visitar algunos de los más llamativos, con los que nos tratan de sorprender cada año.

 



En Oviedo, nos encontramos con los que organiza cada año la Asociación Belenista de Oviedo, desde el año pasado podemos ver en la sala de exposiciones del auditorio príncipe Felipe tres escenas de la navidad. Y en la plaza de trascorrales se podrán ver dos belenes monumentales y cincos escenas de la navidad.

Avilés como todos los años cuenta con la exposición de belenes, donde podemos llegar a disfrutar de hasta doce de ellos, así como una representación mucho más tradicional que se puede ver en el asilo de ancianos de San Cristobal.

En el concejo de Carreño, se puede ver el belén de San Félix en Candás el cual posee figuras que tienen más de cincuenta años, lo que le da un carácter especial a todas las imágenes, que se podrán ver en la iglesia local.

En Villaviciosa todos los años podemos disfrutar del belén de la Oliva, que se encontrará como todas las Navidades en la sede de la Fundación José Cardín Fernández, en la maqueta se puede observar más de 150 figuras.

No debemos olvidarnos del majestuoso belén instalado en la Santa Cueva de Covadonga, consta de unos cincuenta metros cuadrados y tiene iluminación tanto diurna como nocturna, en el se puede ver dos de los monumentos más característicos de Cangas de Onís, el puente romano y la capilla de la Santa Cruz.


En Gijón, habrá un taller de elaboración de belenes en el Jardín Botánico, donde también se podrá ver un belén monumental. Y como todos los años el belén de la ciudad es llevado a cabo por la asociación belenista de la misma.

En el concejo de Caravia, se puede ver un gran nacimiento que está protegido con una carpa para evitar las inclemencias del tiempo.

Todos los años en Anleo, en el concejo de Navia, se puede ver el belén de las cumbres instalado gracias a la Federación Asturiana de Montaña.

En otra localidad del Occidente como es La Caridad, podremos disfrutar de un belén en el que las piezas articuladas dan vida a escenas populares como la matanza, el mazo o las hilanderas, sin olvidar las propias de la tradición navideña.

No se puede negar que Diciembre es el mes mas bonito del año y que saca lo mejor de nosotros. Feliz Navidad y Feliz 2017!!!

Exposición de Quesos de los Picos de Europa

Esta semana Cangas de Onis, celebra y como hace año tras año la 75 Exposición y Concurso de Quesos de los Picos de Europa, cita muy esperada para los amantes de este exquisito manjar.

Los Picos de Europa son, además de Parque Natural, una importante zona de producción quesera. De los quesos elaborados en Picos de Europa el Cabrales es sin duda el que goza de más fama, pero también se elaboraran otras verdaderas joyas gastronómicas como el queso de Los Beyos, el Gamoneu del Valle o el cotizado Gamoneu del Puerto. Por eso en Cangas de Onís se rinde homenaje al queso en Octubre de cada año, mediante la celebración de diversos eventos que se agrupan en el marco de la Feria del Queso.
Durante una semana esta feria acoge un Concurso de Pinchos con el queso ingrediente principal, una Feria Regional de Quesos y un Concurso-Exposición de Quesos de Picos de Europa en el que se prueban y eligen los mejores ejemplares de cada variedad.

Acercarse a Cangas de Onis durante esa semana proporcionará al visitante la oportunidad de catar y adquirir estos productos de elaboración artesanal y carácter único, entre las principales degustaciones estara sin duda, Queso de Cabrales, Queso de Gamoneu, Afuega el Pitu, Queso de los Beyos, entre otros. Además podrá disfrutar del folclore de la zona, la hospitalidad de sus gentes y la belleza incomparable de los Picos de Europa.